¿Elimina la IA generativa a los artistas? Un pequeño experimento

Nunca he visto competencia en la inteligencia artificial para un artista por algo que nos distingue de las máquinas: el impulso, motivación o ganas de hacer algo porque sí. Hay un reciente anuncio de televisión que usa este argumento como test para separar a los humanos de las máquinas.

Hace tiempo que sabemos que la creatividad (en el sentido académico de generar nuevas y variadas respuestas) no es exclusiva del ser humano. Margaret Boden es famosa por encontrar elementos de la creatividad en trabajos realizados por la inteligencia artificial. Es una pionera investigadora en ciencia cognitiva autora de Inteligencia artificial y muchos otros libros. De los dos elementos que definen la inteligencia, lenguaje y creatividad, Boden demostró que la IA cumplía el primero y respecto al segundo la tecnología ya está preparada para tres aspectos de la creatividad: generar variantes a partir de la combinación de otras, a partir de la exploración o búsqueda y a partir de la transformación de otras.

Supongo que, por si acaso (no lo he investigado), oímos hablar de inteligencia artificial generativa y no inteligencia artificial creativa para seguir manteniendo la cabeza alta, no porque la tecnología no pueda. Vaya usted a saber. Dall-e y Stable Diffusion son dos programas de creatividad no generada por humanos que usan las citadas tecnologías IA generativas (hay varias). Hay muchos más programas, pero estos tienen cierto renombre por las demostraciones que hemos podido ver publicadas.

Primero fueron ejemplos de muestra hechos por los propios ingenieros software de la tecnología. Luego han sido los creativos, diseñadores, periodistas, generadores de contenidos, es decir sus “early adopters”.

 A los primeros les llamó la atención la rapidez con la que Dall-e sacaba de la manga una imagen digital muy resultona que cumplía con la idea que se le indicaba. Ver a Gustavo, la rana de Barrio Sésamo, con estética de Blade Runner o una vieja pintada por Rembrant con pose para un selfi eran muestras bastante creativas. Lo reconozco. Pero también habría auténticos “horrores” porque la máquina no interpretaba bien la idea.

No deja de ser una herramienta que hay que entrenar, variando, por ejemplo, la descripción de la idea, apuntan los expertos. Un componente tecnológico importante es el big data, es decir, las imágenes y otros recursos que usan como base. Antonio Ortiz, señero experto, comenta las implicaciones para las grandes tecnológicas. Los humanos, podemos concluir, seguimos al mando de la creatividad, pero con herramientas digitales que dan más libertad de creación, superior al popular, aunque no inteligente, Photoshop.

Aquí dejo ejemplos de Dall-e.

Ejemplos de arte con Dall-e-2
@andreasref
Texto generativo (en inglés): «An old woman making duckface while taking selfie for Tinder Profile, oil painting from 1618»
@HvnsLstAngel
Texto generativo (en inglés): “A still of Kermit The Frog in Blade Runner 2049 (2017)”

Más variaciones con Gustavo, la rana, en este hilo de Twitter.
Otros ejemplos creados por Refsgaard, creativo interesado en el uso de IA en el arte, en este hilo.

Yo misma sucumbí a la curiosidad. Pedí a través de redes a un usuario con cuenta en Dall-e un pequeño experimento. A diferencia de un creativo un artista no verbaliza su idea en una proposición. Cuando creo arte bajo mi alias artístico Una ingeniera que esculpe no parto de una línea de texto conceptual. Uso varias ideas, memorias, imágenes, todas ellas son semillas aparentemente insustanciales, difíciles de expresar en una frase como la que usa la IA generativa. Aún con esta limitación, el resultado revestía para mí cierto interés. No solo porque mi creatividad no tecnológica parecía superior.

Un pequeño experimento para crear arte

Concretamente representar una escultura, una vaca. En ambos casos interviene un usuario (indicado) con una cuenta en Dall-e-2. Mientras que el primero varia el texto inicial que le propuse, la segunda lo mantuvo tal cual.

@Kokuma (Juan Alonso, Both rocks!)
Texto generativo (en inglés): «sculpture of a walking cow with a love-struck face, made of paper clay, long shot, Wide shot, full shot».
@quaesita
Texto generativo: “waking cow showing an in love face expression”
Esta es la creación artística con la que quise comparar los resultados de la IA generativa, en concreto con el programa Dall-e-2

El segundo experimento investiga precisamente el proceso creativo de la IA generativa. Tiene conclusiones interesantes. Lo ha realizado Cassie Kozyrkrov, directora tecnológica en Google experta en ciencia de datos, usando las frases que recopiló en Twitter y LinkedIn (cada seguidor aportó una frase, cada frase era un concepto de idea). Logré meter mi humilde experimento y una de las frases generativas es la de crear una escultura de una vaca (ver resultado anterior).

 

Experimento: Dall-e-2 para creaciones artísticas, comparativa entre primer intento vs. Múltiples intentos. El objetivo es explicar que hay cierto proceso creativo, distintos intentos de textos generativos, que dependen de la persona que usa la herramienta y de la base de datos de imágenes (video en inglés). Autora: @quaesita con Dall-e 2, junio 2022.

Relacionado:

 

Origen de las ideas, Tendencias en Internet Etiquetas: , , , , . Bookmark permalink. RSS feed para este post. Deja un trackback.

Deja un comentario

  • Audios de El Hilo de Innovación

  • Con Hosting de
  • Sígueme en Twitter

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark.